Feliz jueves 13.

Tenía conmigo tantas ideas, tantas cosas que contar. Ya tenía planes de cómo promocionar mi blog en mis redes sociales (porque aún no le he hecho). Era un día que lo venía esperando con ansias, que llegue mi horario libre para poder escribir y explayar todo lo que siento con respecto a todo el contexto, sin embargo, me ganó la adversidad. Y no por los recuerdos que trae consigo esta fecha, no tiene nada que ver, el motivo por el que dejé un poco de lado esta pasión por escribir a parte de la falta de tiempo es: que no soy yo, no me encuentro conmigo mismo, estoy desaparecido.

¿Cómo poder explicar de manera concisa todo esto? El vaivén de cosas que pasaron a lo largo de estas semanas, llenas de dinamismo, llenas de montañas rusas, pero nunca llegando al punto más alto. Porque es difícil estar incluso por encima del pico y caer rotundamente, es complicado volver a levantarse. Siento como unas cadenas selladas por un candado rodeando toda mi alma, bloqueando mi arma más influyente: La mente. Si mi mente no funciona, el resto se ve reflejado en mis actos, de mis actos se ven los resultados. Todo el semestre yendo a la universidad y haciendo bien las cosas, hasta que llega la etapa de los exámenes finales y entro en paranoia. Si bien los resultados -gracias a Dios- fueron buenos, al fin y al cabo no siento un sabor dulce y alegre, porque pude dar más, pude hacer más que un 96, pude hacer 100. Y en el trabajo pues… mal, qué querés que te diga, estoy contando los días.

Ahora sí, iré al grano. Vos, que dudo bastante que llegues acá, pero si por azares de la vida te cruzás por estos pasillos y entres por la ventana de este post te digo: No creas que me olvido de las fechas importantes, aunque eso no signifique un retorno. Que sé que el día de hoy es tu cumpleaños, un año de aquella camiseta y esa taza que llegó a tu domicilio. Un año de la aventura que viví al ver a mi equipo gritar campeón y esperé 4 días sólo para estar cerca tuyo el día de tu cumpleaños, porque vernos iba a ser imposible. Un año de que el equipo argentino por el que simpatizo gritó campeón continental, te gustó su mística y entrega, te alegraste por mí.

Diciembre es un mes de nostalgias inconmensurables, que rayan lo inolvidable. Tantos recuerdos ya desde el primer día en que tuvimos contacto, aquel 23 de diciembre hace dos años cuando iba de viaje a Misiones, encontraba mensajes tuyos en mi pantalla, sin tener la mínima idea de lo que me esperaba tiempo después. Vos y yo sabemos que el resto es historia, historia que juntos fuimos construyendo. Y no quisiera que esto se mal interprete, que a mí me encanta que seas feliz ahora, lejos de mí, cumpliendo todo lo que te habías propuesto.

Que marcaste un hito en mi vida no hay dudas, hizo falta y valió la pena todo el dolor, cada lágrima que derramé por lo que no se daba, porque aprendí lo necesario y creo que vos también. Me gusta verte ya más madura, más crecida, más capaz de lo que ya eras. Y tal vez sea un poco contradictorio pero me hace bien verte así, aunque me duela en el fondo mismo.

Algún día serás contadora, despachante y luego Presidenta de la República; vas a tener una casa hermosa y grande con muchos animales exóticos, entre ellas decenas de arañas ya que tanto te gustaban. Vas a estar rodeada de gente que te quiera de verdad, y sepan encontrar el lado por donde tratar contigo. Que sos buena persona no caben dudas, la gente simplemente nunca entendió tu manera de ser, y entre ellos me incluyo. Ojalá puedas encontrar la paz, un equilibrio más estable aún con tus seres cercanos, y por último, que encuentres a la persona indicada que pueda darte todo lo que merecés.

Vuelvo a recalcar: esto no es una petición de atención, es simplemente una oda a quien supo regalarme los momentos más -pero más- felices de mi vida, y a la vez, me regaló de los momentos más bajos y tristes. No te niego que el sentimiento aún perdura, pero ya no hace falta, todo está roto, todo ya acabó, y terminó de una manera que particularmente no quería. Esto para mí será muy difícil. Tardaré un buen tiempo en recuperar todo el cariño que brindé a una persona, como para poder dársela a otra en tan poco tiempo. Aunque estoy conociendo y agarrando cariño sutilmente a una nueva integrante, que sinceramente tengo claro que es la mejor persona para llenar el enorme vacío que dejaste en mí, pienso que aún llevará su tiempo, no me quiero engañar a mí mismo, y mucho menos a otra persona inocente.

Sí, tengo ganas de volver a querer como te quise a vos. Tengo ganas de demostrar, de brindar, pero lo que falta es lo que gasté estando contigo. Que me gustaría volver a sentir esa conexión que teníamos, ya desde esa mañana en el bus que nos llevó a McDonald’s. Me gustaría volver a abrazar como te abracé antes de irme a vivir a Brasil. Me gustaría volver a reír como cuando te hacía preguntas que no sabías las respuestas. Quiero volver a mirar como te miraba a vos todas las veces que nos juntábamos. Quisiera que el corazón me vuelva a latir a 1000/h cuando de repente nos cruzábamos en el centro de la ciudad sin previo aviso. Y hablando de eso, me di cuenta que aún no pude superarte, cuando hace siete días te volví a cruzar frente a la iglesia y como siempre el corazón estaba por salirme de la boca, ahí me enteré de lo pelotudo que soy al engañarme con eso de que ya no me importás.

Para culminar, desearte lo mejor del mundo, una lluvia de bendiciones para vos y tu familia. A pesar de que la última vez que hablamos terminó mal, nunca quise que esto acabara así. Pero no salió como quería, y no todo sale como uno quiere, por eso simplemente me queda ya despedirme de vos, no sé hasta cuando. Pero quedate tranquila, que este será el último post en el que voy a hablar de vos. Deseo que todos tus sueños se cumplan y seas una mujer feliz, dichosa, radiante y elegante como te caracteriza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s